Ronquido y SAHOS

El ronquido es un problema que afecta a muchas personas.


Se caracteriza por un ruido molesto durante el sueño que ocasiona a menudo un gran problema para la convivencia.

Debemos de distinguirlo del Sindrome de Apnea Obstructiva durante el Sueño (SAOS), en el que la obstrucción de la vía respiratoria durante el sueño produce una afectación de la calidad del sueño, así como de la oxigenación de la sangre. 
-  Se pueden tomar algunas medidas para mejorar el ronquido,  fundamentalmente eliminar el sobrepeso,   evitar sustancias que relajen la musculatura (sobre todo alcohol y algunos fármacos …) y  mejorar la obstrucción  nasal durante el sueño.
 - A pesar de seguir estas medidas muchas veces no podemos evitar el ronquido, en estos casos se pueden realizar  tratamiento quirúrgico. Las intervenciones para eliminar o mejorar el ronquido son:
- Resección parcial de paladar  (convencional,  con laser o radiofrecuencia) con o sin amigdalectomía.
- Cirugía  nasal  (sobre el tabique nasal o los cornetes).
- Colocación de implantes en el paladar blando.

En  Síndrome apnea obstructiva del sueño (SAOS)   se produce una obstrucción de la vía  respiratoria  por un colapso de la faringe  debido a la relajación muscular que acompaña a las fases de sueño profundo.  Esta obstrucción respiratoria  afecta al sueño,   obliga a pasar a un sueño más superficial que es menos reparador,  y  a la oxigenación de la  sangre  que pasa por los pulmones durante las apneas.    Las consecuencias de este problema es que el sueño  es menos reparador (nos levantamos cansados y nos dormimos con facilidad durante el día)  y que sobrecargamos a nuestro sistema cardiovascular (debe de bombear más sangre para repartir la misma cantidad de oxígeno por los órganos del cuerpo).
¿Cómo se estudia este problema?
Tanto el estudio como el tratamiento del SAOS debe de ser multidisciplinar, con el trabajo coordinado de neurofisiólogos, neumólogos,  otorrinolaringólogos y cirujanos maxilofaciales.
El protocolo de estudio consiste fundamentalmente en:
-Exploración fibroscópica de la vía aérea.
- Estudio radiológico de la anatomía de la vía aérea (por CEFALOMETRIA).
- Estudio de la cantidad, duración y tipo de apneas durante el sueño (mediante la POLISOMNOGRAFIA), para dereminar la gravedad del problema.
- Estudio fibroscópico de los puntos de obstrucción de la vía aérea durante el sueño inducido mediante drogas  por un anestesista  (SOMNOSCOPIA). 
Es muy  importante  que estudiemos  bien al paciente , para determinar el tipo de apneas y  su intensidad   (las consecuencias son muy diferentes si se tratan de SAOS leve, moderado o severo) y la localización  de la obstrucción de la vía respiratoria.
¿Cómo tratamos este problema?
Actualmente el tratamiento más aceptado para los casos  de SAHOS moderado o severo es la CPAP (Presión Aerea Positiva Contínua) en la que se  duerme  con una mascarilla conectado a una maquina que expele  aire a presión positiva para  vencer la obstrucción  de la vía respiratoria.  Su eficacia está demostrada  aunque supone algunas molestias e incomodidades y no todos los pacientes la toleran.  También son útiles las prótesis de avance mandibular  (DAM),   que propulsa  anteriormente  la mandíbula, abriendo de este modo la vías respiratoria durante el sueño.
Existen alternativas quirúrgicas  para los paciente que no toleren estas modalidades de tratamiento . La técnica quirúrgica aplicada depende del punto del colapso de la vía respiratoria:
Colapso anteroposterior :
- Localización alta (orofarínge) se podrá beneficiar de las técnicas de resección parcial de paladar.
- Baja (hipofaríngeo)  se podría beneficiar:
    . Resección de la base de la lengua ( por radiofrecuencia,  laser o cirugía robótica).  
    . Técnicas de avance mandibular.
    . Suspensión de hioides.
Colapso  lateral.  Las técnica quirúrgica indicada es la  FARINGOPLASTIA  (lateral o de ascenso).